ESPONJA CORPORAL KONJAC NATURAL

ESPONJA CORPORAL KONJAC NATURAL

Últimas unidades en stock
10,50 €
Impuestos incluidos

La esponja konjac natural cuida de tu piel de manera delicada. Es una esponja vegetal, 100% biodegradable que proporciona a tu cuerpo fibras, minerales y vitaminas beneficiosos para mantener tu piel más sana y cuidada. Su utilización favorece a la circulación sanguínea y potencia la regeneración natural de células.



 

Pago seguro

 

Política de envío

 

Materiales:

Raíz natural de konjac. 



Propiedades:

La esponja konjac natural cuida de tu piel de manera delicada. Es una esponja vegetal, 100% biodegradable que proporciona a tu cuerpo fibras, minerales y vitaminas beneficiosos para mantener tu piel más sana y cuidada. Su utilización favorece a la circulación sanguínea y potencia la regeneración natural de células.

Esta esponja proviene de la raíz del konjac. Sus vitaminas, minerales y oligoelementos ayudan a que tu piel luzca mucho más bonita y sana. ¿Cómo? Exfoliando de forma suave y transfiriendo fibras, minerales y vitaminas.

Son aptas para uso diario porque limpian de forma suave y natural, absorbiendo suciedad, impurezas, toxinas o piel muerta. Es una de las mejores opciones sin plástico. Una vez la humedeces, se vuelve blandita y gustosa. ¡Toda una experiencia que sorprende la primera vez!


Detalles del producto:

La esponja es 100% biodegradable y compostable

Medidas: 0.75 × 0.75 × 0.36 cm.



Modo de uso:

¡Nunca la uses en seco! Mientras está seca es dura y áspera, así que…Humedece la esponja, preferiblemente con agua templada, hasta que se empape y se vuelva blandita. Apriétala suavemente para que suelte el exceso de agua y ¡ya está lista para usar! Aunque no es necesario, puedes utilizarla junto a tu producto limpiador. Deslízala por toda la piel con movimientos circulares, dándote un suave masaje. Al finalizar, enjuaga bien la esponja para quitarle la suciedad que ha atrapado o el producto que le hayas añadido, y déjala secar. Lo más importante para su correcto mantenimiento es que, mientras no la uses, la esponja se mantenga seca. Por eso puedes colgarla por el hilo que trae en una zona ventilada y libre de humedad. Si quieres una desinfección profunda de la esponja, de vez en cuando, puedes sumergirla en agua hirviendo unos segundos.